viernes, 8 de noviembre de 2019

CIENTÍFICOS DECLARAN EMERGENCIA CLIMÁTICA

Cerca de 11.000 científicos de todo el mundo advierten que el planeta atraviesa por una emergencia climática catastrófica y es inevitable "un sufrimiento humano sin par" a menos que haya cambios radicales en la actividad humana para reducir las emisiones de dióxido de carbono y otros factores que contribuyen al cambio climático.

Analizado la información recogida por los científicos y publicada durante más de 40 años sobre el uso de la energía, las temperaturas en la superficie terrestre, el crecimiento de la población, la extensión de cultivos, la deforestación, la pérdida de hielo polar, los índices de fertilidad, las emisiones de dióxido de carbono y el producto interior bruto de las naciones.

Desde la Primera Conferencia sobre Cambio Climático, celebrada en Ginebra (Suiza) en 1979, los científicos que han participado en asambleas similares han citado la amenaza del cambio climático y han advertido a los gobiernos y las corporaciones sobre la necesidad de adoptar medidas para moderarlo.

El artículo, que se enfoca en las acciones para reducir el daño que causa el cambio climático, incluye indicadores que los investigadores describen como "señales vitales" relacionadas con ese cambio y las áreas que requieren una acción global inmediata.

Panorama sombrío

Algunos de esos indicadores de la actividad humana son positivos, como la disminución de los índices de natalidad y la incorporación creciente de fuentes de energía renovables. Pero la mayoría de los indicadores muestra un panorama sombrío, incluida la creciente población de ganado para consumo humano, la pérdida de bosques y las emisiones de dióxido de carbono.

Los autores han expresado su esperanza de que estas "señales vitales" orienten a los gobiernos, el sector privado y el público en general a "comprender la magnitud de esta crisis, vigilar los progresos que se logren y reacomodar las prioridades para paliar el cambio climático".

Estas metas "requerirán transformaciones enormes en la forma en que funciona nuestra sociedad global y su interacción con los ecosistemas naturales", señala la declaración.

Seis objetivos

Los científicos firmantes enfatizan seis objetivos: reforma del sector energético, reducción de los contaminantes de corta duración,st reablecimiento de los ecosistemas, optimización del sistema de alimentación, el establecimiento de una economía libre de dióxido de carbono y una población humana estable.

A pesar de la amplitud de sus preocupaciones y la magnitud de los esfuerzos que reclaman, los científicos han expresado cierto optimismo al mencionar "un reciente aumento de la atención a este problema".

"Los organismos gubernamentales formulan declaraciones de emergencia climática", apuntan. "Los escolares hacen huelgas. Los tribunales procesan demandas por daño ambiental. Los movimientos ciudadanos demandan cambios y muchos países, estados y provincias, ciudades y empresas responden", añadieron.

lunes, 4 de noviembre de 2019

UN TRIBUNAL DESESTIMA LA DEMANDA CONTRA ALEMANIA POR INCUMPLIR EL PLAN DE ACCIÓN CLIMÁTICA

No es asunto de justicia el incumplimiento de las metas acordadas por el Gobierno alemán para combatir el cambio climático. Fue desestimada este jueves por el Tribunal Administrativo de Berlín  una demanda por la violación de derechos fundamentales presentada por tres agricultores germanos y la organización ecologista Greenpeace contra el Gobierno federal, que  se comprometió  en 2014  a reducir hasta 2020 las emisiones de CO2 en un 40% y solo superará ajustadamente el 30%. «Debemos respetar el espacio de maniobra del ejecutivo», dijo Hans Ulrich Marticke, presidente del tribunal, que, sin embargo, dejó abierta la vía del recurso a instancias superiores.

El Estado debe proteger la propiedad de sus ciudadanos, señalaba la demanda, en la que se subrayaba que el cambio climático amenaza la existencia de los agricultores, por las precipitaciones y sequías extremas y, de manera latente, por el creciente nivel del mar. Y destaca que el Gobierno federal es responsable por omisión de no aplicar mecanismos eficientes para proteger el clima.

La denuncia para los abogados del Gobierno,  no podía ser tramitada por atentar contra los principios del reparto de poderes y de la democracia. Destacaron también que una sentencia administrativa supondría una «grave injerencia en la formación de la voluntad política del Gobierno». Los demandantes argumentaron que los acuerdos de un gobierno no son simple expresión de voluntades políticas, sino actos de derecho vinculantes.

Para los jueces, sin embargo, la aprobación por Berlín hace cinco años del programa de áticacción clima no fue más que una declaración de intenciones y no una normativa establecida por derecho. Si el tribunal hubiese dado la razón a los demandantes, el Gobierno alemán se habría visto obligado a tomar medidas suplementarias para cumplir sus compromisos.

Web Analytics