lunes, 30 de marzo de 2015

PROTECCIONES ELÉCTRICAS EN INSTALACIONES FOTOVOLTAICAS

Para entender cuáles son las causas que afectan a una instalación eléctrica y qué elementos son los adecuados para protegerla, debemos conocer, en primer lugar, las características de las corrientes circulantes: 
  • corrientes  continua 
  • corrientes  alterna. 
Corriente continua 
Se considera corriente continua, DC, aquella que mantiene constante la polaridad de su carga eléctrica; es decir, la carga siempre circula en la misma dirección. Esto hace que debamos prestar especial atención a la polaridad de conexionado (+ y -). En el caso de las instalaciones fotovoltaicas, uno de los conductores por el que se realiza el paso de corriente es el conductor conectado a tierra, generalmente el negativo.

Otra particularidad de la corriente DC es que no presenta, en ningún momento, paso por cero, o lo que es lo mismo, el valor de corriente entre conductor positivo y negativo es constante. 


Este hecho es importante en las desconexiones que tienen lugar en los bornes de los componentes eléctricos como los interruptores o seccionadores, ya que se producen arcos de corriente por ionización del aire, interrumpiendo de manera brusca el paso de corriente.

Tanto la polaridad como la interrupción de corriente sin paso por cero, hacen que los elementos de distribución de DC tengan características de diseño y empleo diferentes a los que distribuyen corriente alterna dentro de la instalación fotovoltaica.

Corriente alterna
La característica esencial de la corriente alterna, AC, es la variación del nivel de tensión y dirección siguiendo periodos cíclicos. 

La principal ventaja de esta corriente es la facilidad de transformación a otros valores superiores o inferiores, haciendo, por ejemplo, que el transporte de energía sea un proceso relativamente económico.

Otro aspecto significativo de la corriente AC es la forma en la que la consumimos. En el consumo en los hogares, los niveles de tensión son menos y se dispone de sistemas de dos conductores, o sistema monofásico, mientras que en superficies industriales, el voltaje es superior y se utiliza un sistema de 3 ó 4 hilos, conocido también como sistema trifásico, donde el cuarto conductor se corresponde con el neutro. Esta distinción puede aplicarse a las diferentes instalaciones fotovoltaicas. 

Las instalaciones aisladas con inversores de una potencia menor de 5 kW, son instalaciones monofásicas, pudiendo ser trifásicas en el caso de emplear potencias mayores.

Las instalaciones conectadas a red como la nuestra, consideradas centrales productoras de energía, son instalaciones trifásicas y tienen una mayor complejidad de montaje que las anteriores. En cualquier caso, al considerar este tipo de instalaciones como fuentes generadoras de energía deben considerarse y analizarse las protecciones por sobrecarga sobreintensidad, por contactos directos e indirectos, etc., y será obligatorio el uso de seccionadores de corte en carga para aislar la zona DC y el inversor del resto de la instalación.

Para mas Información contacte con nosotros:
Asesoramos a nuestros clientes y les ofrecemos soluciones adecuadas a cada caso particular, e instalamos y mantenemos productos y equipamientos eficientes.
C/. Arco, nº16. 35004 Las Palmas de Gran Canaria Islas Canarias. España.
Tlf.: +34 928 24 11 35
Fax: +34 810 101 348.
Dirección de correo electrónico: yuba@yubasol.com
Tienda Online: http://www.yubasolar.es/

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Para publicar un comentario por favor registrate.

Web Analytics