viernes, 13 de mayo de 2016

LA LLUVIA, ALIADA DE LA ENERGÍA FOTOVOLTAICA

Científicos chinos desarrollan una célula que genera electricidad de las gotas de agua gracias al grafeno.

Los avances de los últimos años en el diseño de células solares han llevado a que estos dispositivos sean cada vez más eficientes y asequibles. Según datos de la Agencia Internacional de Energía Renovable (IRENA), el uso la energía fotovoltaica ha crecido en todo el mundo un 26% sólo en 2015, mientras que en Asia la cifra se eleva al 48%. Es en esta región, y concretamente en China, donde se ha producido uno de los últimos avances en el campo, que puede modificar por completo la concepción de los paneles solares. Un equipo de investigadores chinos dio a conocer este abril un diseño de célula capaz de generar energía no sólo a partir de los rayos de sol, sino también de las gotas de lluvia.

El equipo, formado por técnicos y científicos de la Ocean University of China y la Yunnan Normal University, ha trabajado sobre una tipología de dispositivo fotovoltaico muy extendida y de bajo coste, una célula solar sensibilizada por colorante, que produce electricidad a partir de la energía lumínica mediante un principio fotoquímico. La gran novedad es que los técnicos chinos han recubierto su dispositivo con una fina capa de grafeno que permite generar electricidad a partir de la lluvia.

La clave reside en las propiedades del grafeno, una forma bidimensional de carbono en la que los átomos están dispuestos en forma de panal. Este material conduce la electricidad y es rico en electrones que pueden moverse libremente por su estructura. El grafeno se utiliza en procesos para eliminar iones de plomo y colorantes orgánicos de mezclas líquidas. Dado que el agua de la lluvia no es pura, sino que contiene sales como el sodio, el calcio o el amonio, cuando éstas entran en contacto con la delgada cubierta de la célula, sus iones positivos se asocian con los electrones del grafeno y dan lugar a una capa energética capaz de producir electricidad.

El único pero que puede ponerse al prototipo diseñado por el equipo chino es que su eficiencia está todavía muy por debajo de los niveles de las células solares estándar, que alcanzan el 22% en el caso de las más eficientes frente al 6,5% del panel que trabaja con el agua de la lluvia. «La investigación está todavía en fase preliminar y hay muchos problemas sin resolver», dijo Qunwei Tang, líder del equipo, cuyo principal objetivo, ahora, es aumentar la densidad de electrones de las cubiertas de grafeno para mejorar la efectividad del panel.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Para publicar un comentario por favor registrate.

Web Analytics