jueves, 10 de octubre de 2019

MÁS RENOVABLES ¡ESTO ES LA GUERRA!

Empezamos el año 2019 con las pilas cargadas de energía renovable y llenos de propósitos para las energías limpias. El año pasado nos adelantaron un regalo de Reyes a todos los españoles, el Real Decreto Ley 15/2018, con el que se liberaliza el autoconsumo. Este RDL supone la derogación del conocido como “Impuesto al Sol”, además de una simplificación de los trámites administrativos para legalizar las instalaciones, sumado al cese de la obligatoriedad de instalar contadores. Todo esto supone un importante ahorro y un aliciente para progresar en un sistema eléctrico más descentralizado y democratizado. Para ir un paso más allá además de esta nueva normativa y la existente en materia de eficiencia energética y energías renovables en el Código Técnico de la Edificación, creo que debemos seguir el ejemplo de California (EE.UU.) y hacer obligatoria la instalación de energía fotovoltaica en todas las nuevas viviendas que se construyan.

En noviembre, celebrábamos el 20º aniversario de la Asociación de Empresas de Energías Renovables de Las Palmas, Aserpa, en el que promulgábamos un impulso por unas Islas Canarias 100% renovables. Fue un éxito tanto en asistencia como en participación. Varias autoridades políticas de Canarias expusieron sus planes de energías renovables y líneas de ayuda. Por ejemplo, la nueva línea de ayudas del Cabildo para el autoconsumo eléctrico a empresa e industria comentada por Raúl García Brink, consejero de Área de Desarrollo Económico, Energía e I+D+i. Pedro Ortega, consejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, adelantó información relativa a la nueva subasta eólica para el Archipiélago, de la que recientemente ha sido publicada la convocatoria en el Boletín Oficial del Estado, y Gonzalo Piernavieja, viceconsejero de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias, quien expuso un paquete de ayudas de fondos europeos (Feder) para 2019 de 12 millones.

En línea con el título de la jornada expusieron su ambicioso plan estratégico energético para el 2025 con el objetivo de que el 45% de su electricidad provenga de energías renovables, incluyendo para ello 310 MW de energía eólica offshore, además de 1025 MW de energía eólica en tierra y 300 MW de energía solar fotovoltaica, entre otras actuaciones. En la actualidad, la Autoridad Portuaria de Las Palmas quiere convertir sus recintos en grandes centros de servicios dedicados a la industria de la energía eólica en alta mar de cara al previsible auge de este sector y teniendo en cuenta que la producción puede alcanzar hasta diez veces el consumo total del Archipiélago.


Sin duda, lo más destacado de la jornada fue sentir como existe una evidente ilusión, porque definitivamente se empieza a ver la luz al final de este largo túnel creado por todas las medidas anti energías renovables que comenzaron aproximadamente en 2012. A este respecto, el recién estrenado Ministerio de la Transición Energética y el Medio Ambiente ha comenzado su andadura en materia renovable de manera prometedora. El sector está a la espera de que en pocas semanas se detalle la regulación del autoconsumo y podamos apreciar avances tan importantes como el autoconsumo compartido o elnet-billing(facturación neta). Esto es algo muy importante para que los profesionales del sector puedan seguir creando empleo directo e indirecto de calidad.

Da la impresión, que desde el Gobierno nacional han comprendido la importancia de cumplir los compromisos y lograr los objetivos marcados en 2016 en el Acuerdo de París para limitar el calentamiento global. Y es que de otra forma nos seguiremos alejando del menos peligroso de los escenarios para nuestro futuro inmediato que supone la subida de 1,5 grados de aquí a final de siglo de la temperatura media del planeta con respecto a la era preindustrial.

Actualmente, el interés cada vez mayor por contribuir a la mitigación de este urgente problema global, se hace patente en diversos ámbitos como observa la famosa Fundación Nobel, al otorgar el premio de economía 2018 que reconoce el esfuerzo por integrar la innovación y el cambio climático en el crecimiento económico. Cada vez somos más conscientes de la necesidad de un cambio en el modelo energético para Canarias hacia uno basado en las energías renovables, tanto por evitar la extrema dependencia exterior de combustible fósil contaminante, en continuo proceso de agotamiento, como para vivir en un entorno menos contaminado por la polución, como para no contribuir alarmantemente al cambio climático, de la manera en que lo estamos haciendo ahora, a pesar de nuestro escaso territorio y la población que representamos.

Es bueno recordar ahora la escala propuesta por el astrofísico Kardashev y que lleva su nombre, la cual mide el grado de desarrollo tecnológico y evolutivo de una civilización a través del uso que hacen de la energía. Donde la civilización más evolucionada, denominada 3, hace uso del poder energético de todos los soles de su galaxia. Y la menos desarrollada, denominada 1, usa por completo todos los recursos energéticos de su planeta sin generar contaminación. Los humanos, según estimaciones de Carl Sagan, estamos en 0,7, es decir, fuera de la escala. Esto que plantean destacados astrofísicos, viene a reflejar que el uso de la energía renovable denota inteligencia y evolución, por lo que para demostrar lo avanzado que estamos, debemos progresar sin pausa hacía una Canarias y un planeta sin energía contaminante.

Tengo el fuerte convencimiento de que este 2019 se constituirá como el año en el que se confirmó sin dudas el imparable proceso hacia la predominancia de las energías limpias en Canarias, aprovechando este nuevo y renovado impulso que se nos brinda. En la película “Los hermanos Marx en el Oeste”, hay un momento en que tienen que hacer funcionar más deprisa la locomotora en la que viajan para alcanzar a los villanos que persiguen. Por eso, Groucho Marx grita “¡Esto es la guerra! ¡Traed madera!, ¡Traed madera!”. En la lucha contra el cambio climático los que estamos convencidos de cual es la solución, estamos gritando “¡Esto es la guerra! ¡Traed más renovables! ¡Traed más renovables!

Web Analytics