martes, 28 de octubre de 2014

ELEGIR E INSTALAR UN PANEL SOLAR

Si quiere irse a navegar al fin del mundo, un panel solar podría llegar a ser el único medio de ser autosuficiente con la electricidad a bordo. Adiós al molesto ruido del generador diesel, al fin y al cabo si navegamos a vela es para olvidarnos de la civilización y de sus ruidos!

Unos buenos paneles solares puede resultar la solución más inteligente para tener siempre las baterías a tope de carga, aunque naturalmente no la única, ya que puede ser perfectamente complementada por un generador eólico, o incluso un hidrogenerador que aproveche el movimiento del barco para mover una hélice conectada a una dinamo o alternador.

Pero regresemos a los paneles solares. Aunque pueden parecer una inversión costosa, no se lleve a engaño. Si tiene en cuenta el combustible ahorrado para poner en carga su batería, los ahorros en puertos para tener que enchufar un cargador, el hecho de que sean prácticamente eternos y no tengan ningún tipo de desgaste, la inversión tendrá otro aspecto, y sin tener en cuenta la independencia ganada gracias a ellos.

Debemos tener en cuenta varios aspectos a la hora de escoger unos paneles solares, como el tipo de células fotovoltaicas, donde y como van a ser instalados, la cantidad de potencia necesitada, la elección del regulador de carga, o incluso la elección de controlador de consumos.

Tipos de paneles

Existen 3 tipos distintos, con células monocristalinas, policristalinas, o de tecnología de capa delgada, también llamada de silicio amorfo. Los primeros fueron los que salieron al mercado inicialmente y siguen siendo los más utilizados ya que ofrecen los niveles de rendimiento más elevados y mayores potencias por unidad de superficie. Son rígidos y están protegidos por un cristal que los hace casi eternos pero frágiles frente a golpes.


Los policristalinos tienen características muy parecidas a los primeros pero ofrecen una potencia inferior a cambio de tener un precio algo inferior. Su duración como en los monocristalinos es muy alta.






Los paneles de película delgada emplean una tecnología muy duradera, ya que son flexibles y pueden ser pisados, o curvados sin ningún problema, pero ofrecen la mitad de potencia que los primeros, de modo que para obtener la misma potencia necesitará el doble de superficie. A cambio son mucho menos sensibles a la perdida de rendimiento en caso de que alguna parte del panel quede a la sombra.

La cantidad de ellos que necesitará dependerá del consumo de su barco. No es los mismo un barco pequeño con poco más que las luces de navegación a otro con nevera y complejos equipos de navegación. Pero al calcular la potencia entregada por estos, tenga presente que lo normal es calcular unas 4 horas de plena insolación diaria en los paneles. Si por ejemplo su panel entrega 75 watios, debe contar con 4x75= 300 Watios de potencia /día. Si además sus paneles no están montados con un sistema que les permita ser orientados entrando en zonas de sombra o mala orientación, cuente solo con el 50% de esta potencia.


El montaje de un panel solar debe optimizarse para que estos tienda a recibir la luz solar lo más perpendicular a los rayos solares. Por ello existen sistemas que permiten la rotación de estos para obtener el mejor rendimiento. Un montaje fijo puede reducir mucho la funcionalidad de la instalación, ya que en cuando una zona del panel deja de recibir luz por culpa de una sombra, este empieza a dejar de funcionar muy rápidamente. No piense que si el panel está la mitad en sombra entregará la mitad de potencia. Ni mucho menos, simplemente no funcionará.


Puede utilizar un soporte montado encima del espejo de popa, el arco del radar, encima del bimini, sobre la cabina si su barco la tiene. Utilice un cable eléctrico de sección adecuada y preparado para soportar la corrosión del ambiente marino. Son más caros pero mucho más duraderos.

Salvo para paneles solares muy pequeños, será necesario un controlador de carga que ajuste esta potencia en unción del estado de carga de su batería. Cuando esta se va cargando aumenta su tensión y esta es detectada por el controlador que la protegerá de cargas excesivas. El controlador de carga evitará además que sus baterías se descarguen por la noche debido a un consumo inverso producido por los paneles solares, aunque este efecto indeseado puede ser resuelto mediante un simple diodo soldado en serie con el panel solar.

Los controladores más avanzados puntean el diodo durante los periodos de rendimiento del panel para evitar la pequeña caída de tensión producida por los diodos. Utilice controladores que puedan soportar más potencia que la entregada por el panel ya que nunca sabe si más adelante acabará instalando otro panel, y en cualquier caso trabajarán más holgadamente y con menos posibilidad de averías por exceso de potencia controlada.

Un buen monitor de baterías le permitirá conocer el rendimiento de su sistema, la energía aportada por los paneles en amperios lo cual le servirá de ayuda para conocer el mejor ángulo de ajuste del panel frente al sol. Los monitores digitales de baterías ofrecen cifras que indican la corriente aportada al sistema y la consumida. Es decir nos indicará el voltaje de la batería, el estado de carga expresado en amperios-hora, si la batería se está cargando o descargando en este instante y con que flujo de corriente lo hace.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Para publicar un comentario por favor registrate.

Web Analytics