lunes, 22 de febrero de 2016

EL FUTURO DEL SECTOR DE MANTENIMIENTO EN LAS ENERGÍAS RENOVABLES

El 16 de febrero asistí a una jornada promovida por la nueva Asociación de Empresas de Mantenimiento de Energías Renovables (Aemer), bajo el título de “La calidad y la internacionalización. Claves en el futuro del sector de mantenimiento de energías renovables”. En esta jornada se reunieron una gran cantidad de empresas relacionadas con la O&M, principalmente del sector eólico, ya que la iniciativa de la creación de esta asociación ha partido de las empresas de este tipo de tecnología, principalmente. Me pareció muy interesante, no solamente por la variedad de empresas, sino por la experiencia de los ponentes.

Es una lástima que en España, después de la paralización de las energías renovables en el 2012, casi todas las empresas desarrolladoras de proyecto hayan tenido que salir a otros países para seguir trabajando, y que prácticamente lo que nos quede dentro de España es la gestión de los activos ya construidos, y su O&M.

Precisamente estos temas de gestión de activos y O&M han tenido que reinventarse, ya que después de los recortes a estos tipos de energías, y de la necesidad de reestructuración de la deuda, ha sido necesario disminuir costes, para que todos los proyectos construidos consigan seguir siendo viables.

Esa reinvención, está dando lugar a que las empresas con mucha experiencia sean las que marquen la pauta de lo que debe de ser la gestión y O&M del futuro, ya que solo se va a poder incurrir en aquellos trabajos que realmente sean necesarios para garantizar la vida útil de las plantas, dado el valor añadido de la alta experiencia con la que cuentan.

También va a dar lugar a una concentración de este tipo de trabajo en estas empresas con experiencia, capaces de dar calidad y buen precio al mismo tiempo, ya que no queda margen para experimentos y se tiene que tener claro que es lo que se tiene que hacer.

Instalaciones eólicas
Para poder controlar mejor estos activos, unos de los temas que se debatieron, fueron los posibles nuevos indicadores desde el punto de vista de incidencias para el sector eólico, de las diferencias que han tenido lugar en los últimos años al tener ahora un mayor conocimiento de la tecnología, unas gamas de mantenimiento más definidas, lista de repuestos, más potencia instalada, instalaciones más agrupadas geográficamente, centros de control… Los cambios más importantes, han venido de la mano de los promotores, que se interesan en gestionar el O&M de sus instalaciones, cada vez con un mayor conocimiento para controlar las tareas de mantenimiento externalizadas.

Se habló de la creación de centros de excelencia (grupos de organizaciones unidos por interés común en una área de trabajo concreto, que aportan valor añadido y conocimiento a la misma), para aumentar el conocimiento, la problemática contractual del tipo y la duración de los contratos, así como de las mejoras de producción y alargamiento de vida de las instalaciones eólicas, anteponiendo la calidad frente al precio, ya que es un elemento clave en el alargamiento de vida de las instalaciones. Este último concepto fue desarrollado de una forma muy detallada, con una demostración del conocimiento que tienen las empresas especializadas.

También se habló de experiencias en el cambio de velocidad fija a variable en parques eólicos, y su incidencia en el alargamiento de vida y la producción de los aerogeneradores, aunque sin acabar de ver si se obtenía una clara rentabilidad.

Instalaciones fotovoltaicas
Cuando se habló del mantenimiento de plantas fotovoltaicas, se recalcó la necesidad de realizar un mejor análisis de rendimiento de las plantas, para evitar pérdidas, utilizando medidas de curvas I-V, termografías, electroluminiscencia, entre otros. También se habló ampliamente de los criterios de calidad del mantenimiento de inversores.

Instalaciones termosolares
Se realizó una exposición sobre la necesidad de reducir costes y reducir consumos, de los retos a los que se enfrenta el mantenimiento de las plantas, para optimizar y mejorar los diseños, para tener una mayor durabilidad, disponibilidad y, además, bajar costes.

Para ello se considera que las claves son la realización de un seguimiento exhaustivo, establecer las acciones por prioridades dentro de un calendario predecible y ajustado a las paradas programadas, tener una mayor flexibilidad, y fomentar la anticipación, ya que la mayoría de recambios mecánicos pueden estar disponibles en las plantas, habiéndose establecido una buena red de industriales locales con buena calidad de trabajo y una respuesta rápida en caso de necesidad.

También se habló de la importancia de tener sistemas de pool de repuestos compartidos entre varias propiedades, como alternativa a la multitecnología. Otro tema debatido fue la necesidad de tener sistemas de supervisión y control de plantas de energías renovables, así como la problemática de las comunicaciones en las instalaciones.

Se finalizó con la necesidad y la dificultad de una internacionalización de todas estas tecnologías, y se realizó la entrega del primer sello de calidad Aemer al director de Dresser-rand A Siemens Business, Miguel Ángel Campo.

Creo que esta iniciativa realizada por Aemer tiene un gran recorrido, si se da a cada una de las tecnologías la importancia que se merece, ya que de momento están demasiado centrados en los temas eólicos, al haber más empresas dedicadas a esta actividad. Preocupándose, además, de que no falten otras muchas tecnologías renovables, que en esta ocasión no tuvieron representación.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Para publicar un comentario por favor registrate.

Web Analytics