viernes, 29 de abril de 2016

SOLAR IMPULSE ATERRIZA EN CALIFORNIA

El avión eléctrico impulsado por energía solar Solar Impulse ha cubierto con éxito el trayecto entre Hawai y San Francisco en 62 horas de vuelo, con dos pilotos suizos a bordo, la novena etapa de un total de trece para dar la vuelta al mundo.

Solar Impulse está cubriendo una vuelta al mundo por etapas para demostrar la viabilidad de la energía solar para propulsar aeronaves. El comandante de la nave, Bertrand Piccard, apenas durmió 20 minutos durante la travesía, dentro de una cabina sin climatización.


Los pilotos han logrado mantenerse despiertos y alerta a través de los largos trayectos en frío mediante el uso de auto-hipnosis, dijo Piccard. Él ha utilizado paquetes de calefacción para calentar sus zapatos y guantes, con el que también calienta sus platos preparados.

"Dejamos atrás el Pacífico, queridos amigos. Me encantó, pero ya está hecho", dijo el aventurero suizo Bertrand Piccard, piloto del avión experimental, antes de aterrizar en el aeropuerto californiano de Moffett Airfield, al sureste de San Francisco.

"La innovación y la vanguardia deben continuar. La revolución de las tecnologías limpias tiene que seguir adelante", destacó.

La etapa más difícil fue la que cubrió Borschberg en julio del año pasado, en cinco días y cinco noches, entre la ciudad japonesa de Nagoya y Hawái, 8.900 km en total. El avión tuvo que aterrizar en el archipiélago porque las baterías se recalentaron, y la reparación se prolongó durante meses.

Piccard y André Borschberg han estado volando por turnos el avión en un viaje alrededor del mundo desde que despegara de Abu Dhabi en marzo de 2015. Han hecho escalas en Omán, Myanmar, China, Japón y Hawai. Las etapas del Pacífico han sido las más arriesgadas, debido a la falta de islas donde tomar tierra en caso de emergencia. 

"Hemos demostrado que es posible volar muchos días, muchas noches, que la tecnología funciona", dijo Borschberg, de 63 años, que pilotó el avión durante un viaje de cinco días desde Japón a Hawai y que se mantuvo alerta en esta última singladura haciendo yoga y meditación.

Solar Impulse vuela a una velocidad media de 45 kilómetros por hora. Fabricado en fibra de carbono, pesa 2267 kilos y está equipado con 17.000 células solares que cargan sus baterías. La envergadura de sus alas es similar a la de un Boeing 747.

Fuente:http://www.ecoticias.com/


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Para publicar un comentario por favor registrate.

Web Analytics