miércoles, 11 de marzo de 2015

FOTOVOLTAICA AISLADA

Tienda online

Fotovoltaica aislada

Las viviendas o explotaciones agropecuarias que no disponen de electricidad pueden aprovechar la energía solar fotovoltaica

También denominada doméstica, casera o de autoconsumo. Se trata de instalar un sistema fotovoltaico para consumir la electricidad sin necesidad de solicitar conexión a la red eléctrica nacional. La instalación es sencilla y cómoda, y ofrece la posibilidad de consumir la energía gratuita del Sol, liberándonos del molesto ruido del generador y de los costes del gasóleo.
  
La energía solar fotovoltaica es la energía eléctrica que se obtiene directamente del sol. El sol es una fuente de energía gratuita e inagotable, y su utilización no produce emisiones de gases de efecto invernadero. Mediante una instalación fotovoltaica aislada podemos producir electricidad, durante el día, almacenarla y consumirla posteriormente.  

Electricidad de la red o fotovoltaica aislada: ventajas 

De hecho, la electricidad que genera la energía solar fovoltaica tanto puede ser vendida a la red eléctrica como, también, alimentar zonas aisladas de la red eléctrica nacional, y es especialmente útil para usos agrícolas, viviendas rurales e incluso comunidades de vecinos o bloques de viviendas.
Entonces...

¿ Cuáles son los usos realmente útiles de la energía solar fotovoltaica aislada ?

Principalmente, viviendas unifamiliares aisladas en zonas rurales, sean de uso continuo o de fin de semana, instalaciones agrícolas que requieran poner en marcha aparatos eléctricos, como bombas hidrúalicas, y en fín, todos aquellos casos en los que sea necesario el uso de electricidad en zonas aisladas no urbanizadas.

A menudo suele ser interesante la combinación de paneles fotovoltaicos con aerogeneradores eólicos o un sistema minihidráulico, según las circunstancias. Es especialmente aconsejable el primer caso, ya que la energía eólica y la fotovoltaica se complementan debido a que lo que son condiciones climáticas adversas en una, suelen ser positivas en otra.

Elaboración del proyecto 

La instalación requiere de una serie de cálculos previos necesarios para saber qué tipo  de dispositivos y aparatos son los óptimos para ese proyecto concreto. El factor determinante a tener en cuenta es el consumo previsto.

Por eso, es de vital importancia decidir, en caso de que aún no esté previsto- y enumerar detalladamente, con datos exactos de número, potencias, tipología, etiqueta energética, etc., los aparatos para cuya alimentación se prepara el proyecto. Por ejemplo, 6 bombillas de bajo consumo etiqueta A de 20 Watios.

También se debe calcular un consumo medio de horas al día, por ejemplo, dos horas de televisión al día, e incluso la regularidad con la que se consumirá, porque no es lo mismo consumir regularmente cada día que concentrar el consumo durante los fines de semana o vacaciones.

Cualquier variación importante en estos parámetros una vez entre en funcionamiento la instalación, como por ejemplo añadir una lavadora con la que no se había contado, puede suponer que la instalación no consiga cubrir bien el consmo y presente problemas a nivel técnico.

Funcionamiento de un sistema fotovoltaico aislado 

Una instalación fotovoltaica está compuesta por un grupo generador, formado por una extensión de paneles solares fotovoltaicos, un regulador de carga, un grupo acumulador y un inversor.

Durante las horas de insolación, los paneles fotovoltaicos producen energía eléctrica en forma de corriente continua que es almacenada en los acumuladores. En los momentos de consumo energético, los acumuladores suministran a los receptores esta electricidad, que es transformada en corriente alterna por el inversor.

La energia solar fotovoltaica se basa en el efecto fotoeléctrico para convertir directamente la energía de los rayos solares en electricidad. Para obtener una corriente eléctrica se ha de crear una diferencia de potencial eléctrico. Se deben usar materiales conductores ya que sus electrones tienen una actividad más elevada y permiten crear flujo eléctrico fácilmente.

Para que la célula fotovoltaica genere electricidad deberemos crear una diferencia entre la carga positiva y la negativa añadiendo a un semiconductor puro unas pequeñas dosis de átomos contaminantes, capaces de ceder o aceptar electrones.

Mediante cargas deberemos generar una corriente exponiendo la célula fotovoltaica a una radiación luminosa para aprovechar la energía de los fotones. El fotón cede energía a un electrón de la banda de valencia y lo hace pasar a la banda de conducción. Así, se provoca la ausencia de electrones, que crean cargas y establecen una corriente eléctrica. Obtendremos una diferencia de potencial uniendo dos semiconductores que contienen diferentes densidades de cargas positivas o negativas. Esto genera un campo eléctrico.
  
Placas solares
La energía solar se encuentra almacenada en partículas de luz: los fotones.
Las placas o módulos solares fotovoltaicos usan ciertos materiales semiconductores, como el silicio, que absorben los fotones y los convierten en una corriente contnua de electrones, es decir, en electricidad. Esta electricidad se recoge mediante unos hilos metálicos que al final la conducen hacia el regulador.

Controla la entrada de electricidad en la batería y la protege de sobrecargas o bajadas de tensíon que podrían dañarla. Los modelos avanzados ponen en marcha el grupo eléctrógeno ara producif electricidad cuando la batería corre riesgos.

Es necesario inyectar la energía en baterías para que se encuentre disponible cuando haga falta, generalmente por la noche. Es lo que ocurre con las instalaciones fotovoltaicas en viviendas unifamiliares, o en circunstacias en las que existe más demanda de potencia de la que dan las placas. Principalmente, existen dos tipos de baterías:
  • monobloque: similares a las del automóvil; son más económicas pero tienen un mantenimiento más complejo y una menor duración
  • estacionarias: resultan más apropiadas para estos sistemas ya que su durabilidad y versatilidad es mayor. Se pueden conectar en serie.
Antes de que llegue al 80% de descarga, para evitar que se estropee, se debe de recargar la batería.

Sirve para convertir la corriente continua producida por el campo fotovoltaico en corriente alterna de onda seinoidal, que es la única que se puede usar en la alimentación de electrodomésticos convencionales. Con él, se suele poner en marcha el grupo electrógeno.

Grupo electrógeno
Como grupo auxiliar de la instalación, el grupo electrógeno a gasóleo se encarga de generar electricidad cuando no hay radiación solar, o cuando se gasta la batería.

Consiste en la revisión regular de los aparatos según las indicaciones del fabricante. Las averías, en caso de correcto uso, son muy infrecuentes, y las condiciones meteorológicas habituales tampoco le afectan. Yuba Solar dióspone de un Servicio Tecnico que puede encargarse del mantenimiento y reparación de los equpos fotovoltaicos.

Existen diferentes tipos de subvenciones, a nivel estatal, autonómico e incluso municipal, según la normativa de que disponga cada población. 


Para mas Informacion contacte con nosotros:
Asesoramos a nuestros clientes y les ofrecemos soluciones adecuadas a cada caso particular, e instalamos y mantenemos productos y equipamientos eficientes.
C/. Arco, nº16. 35004 Las Palmas de Gran Canaria Islas Canarias. España.
Tlf.: +34 928 24 11 35
Fax: +34 810 101 348.
Dirección de correo electrónico: yuba@yubasol.com
Tienda Online: http://www.yubasolar.es/

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Para publicar un comentario por favor registrate.

Web Analytics